Hubo un día en el que todo cambió. Ya no me importaba llevar la coleta perfectamente hecha, incluso me parecían monos esos pelos, a veces molestos, que se te vienen a la cara. También dejé de taparme las pecas, esas que aunque a veces pienses que te hacen parecer infantil, te dan un toque original y único. Si un día no salía el look exacto que yo quería, ya no me sentía insegura, tampoco intimidada por aquellos que quizás miraban y ¡vete tu a saber por qué lo estaban haciendo! Si un examen no sale bien, no eres la primera persona y hay tantas oportunidades. Igual que si un día te dicen un no en el trabajo no pasa nada, porque para llegar a un gran Sí, antes tienes que tragarte muchos 'no'. Porque si algo no va bien, el tiempo todo lo cura. Y nadie, nadie se muere de pena, y mucho menos de amor. A partir de ese día empecé a preocuparme menos por las cosas irrelevantes y descubrí otras nuevas que hasta entonces habían pasado desapercibidas. Porque nos perdemos mucho intentando alcanzar lo que la sociedad mantiene como perfecto. A partir de ese día comencé a ser más yo, más natural y más feliz. . . . @loslunaresdemipiel 📸 :Pinterest FELIZ LUNES 🌻